“Yo me emocioné mucho cuando encontramos restos de la muralla excavando esta estación. Por suerte no encontramos más y el trabajo pudo seguir adelante" (ingeniero E. Bellaco)

Palabras del
Ing. Estero Bellaco.

Este libro está pensado como un homenaje a todos l@s uruguay@s que hicieron que este sueño deviniera realidad. Nos llamaron "loc@s", "utópic@s" y mil calificativos más. Y sin embargo ahí está: firme como están las pirámides, el Louvre, la Estatua de la Libertad. Nuestro Metro es motivo de orgullo en el continente entero. Montevideo entró al fin en el selecto grupo de ciudades que saben hacia dónde van. Y de dónde vienen. Al fin tenemos la metrópoli que nos merecemos. Al fin podemos mirar a la cara a las grandes ciudades del mundo y decir "no, señor, no somos menos que nadie". L@s uruguay@s nos debíamos esto y ahí está, ahí lo tenemos. Una obra que trasciende generaciones, que nos devuelve la autoestima perdida durante tantos años de inmovilismo.
Este libro rememorará el largo proceso que nos lleva hasta aquí. El lector(@) encontrará entrevistas, columnas de opinión y proyectos que nos llevan hasta este presente venturoso. Quiero agradecer la participación invalorable del periodista Emiliano Cotelo, que ha sido fundamental en la difusión de nuestras ideas.
A disfrutar este libro, entonces, a disfrutar del Metro de Montevideo.

Ingeniero Estero Bellaco,
Director Ejecutivo de
Metro de Montevideo
y fundador de la Corporación
Metro de Montevideo.


“Siempre supimos que la abandonada estación Central tenía potencial. Este magnífico ‘Shopping Center Cultural’
da cuenta de ello” (ingeniero E. Bellaco).

El puntapié inicial (2003)

Emiliano Cotelo: -Le pedimos al ingeniero Estero Bellaco, que nos cuente qué es esto que tengo en mis manos.
Ingeniero Estero Bellaco: -Esto, Emiliano, es un bollón con tierra rocosa del subsuelo de Montevideo.
-Le pido que lo cuente porque los oyentes no lo pueden ver. ¿Qué significa este “bollón”?
-Bueno, como Usted bien sabe, finalmente la Intendencia nos dio el permiso, salió el préstamo del BID y los inversionistas españoles autorizaron la compra de una tuneladora.
-¿Y qué es... una tuneladora?
-Es la principal herramienta para construir un subterráneo. Ya arrancamos a construir el túnel por debajo de 18 de Julio, que conectará plaza Matriz con el Palacio Municipal a través de 5 estaciones.
-Se trata del desarrollo del famoso metro de Montevideo, del que tanto ha hablado la prensa, en estos días.
-En efecto. Y la primera palada de tierra extraída está aquí, con usted en este momento, como parte de un presente que le hacemos a Usted y a su programa.
-Le agradezco.
-No, por favor, el agradecido soy yo, Usted ha sido un apoyo fundamental desde la primera hora.
-Está bien… Entonces, ¿cómo sigue esto? ¿Cuándo los montevideanos podrán usar este subterráneo?
-Nosotros creemos que en 6 meses más va a estar librado al uso público. La tuneladora japonesa es realmente muy veloz, hay que adaptar algunas cosas, pero va a ir muy rápido.
-¿Qué otras etapas vienen después del túnel?
-Luego hay que acondicionar las estaciones, tender las vías, introducir el material rodante y todos los demás detalles, como las cajas, molinetes, el sistema eléctrico y de cobro.
-¿Y todo eso va a estar en seis meses?
-Nosotros preferimos ponernos metas muy exigentes. Es probable que luego vayamos cambiando este horizonte, pero en principio ese es el plazo que nos ponemos. En seis meses, usted va a poder subirse a un moderno subterráneo en la plaza Matriz y bajarse en el Palacio Municipal...


Los desafíos (2008)

Emiliano Cotelo: -Usted ha participado de otros procesos similares en otras ciudades del mundo… ¿Cómo somos los montevideanos? ¿Somos iguales o somos diferentes a otros habitantes de otras capitales del mundo?
Ingeniero Estero Bellaco: -Ah, Montevideo tiene sus particularidades, sus cosas. Acá tuvimos que adaptarnos a una determinada idiosincrasia, muy montevideana, muy nuestra. A mí me costó, eh. Porque son muchos años de vivir en Munich, en España. El montevideano quiere tener la playa cerca, por ejemplo. Y para satisfacerlo hicimos la primera estación de subterráneo que da a una playa. Claro que hubo contratiempos, como la arena que atascaba la escalera mecánica, o los accidentes ocasionados por la gente en chancletas circulando por los andenes, o la rápida oxidación de los materiales rodantes debido a la sal marina, pero es como siempre decimos nosotros “si no hay problemas, es que no hay soluciones”. Hoy los montevideanos pueden decir algo que pocos habitantes de una ciudad pueden decir: “yo voy a la playa en subte”. Pero además: “yo me bajo directamente en la playa”


-Háblenos del cantero de avenida Italia. No ha sido fácil su aprovechamiento.
-Es verdad. Es otro hito del metro de Montevideo ese cantero central de avenida Italia. Fue realmente difícil convencer a los vecinos de que ese cantero tenía potencial para cosas mayores, pero bueno, ¿cuántas veces escuchamos sobre proyectos para ese cantero? Proyectos que no respetaban el profundo espíritu democrático del cantero de avenida Italia. Un cantero que más que separar, unía. Fíjese que tantas ciudades hoy en día están divididas entre una zona Norte y una zona Sur. Y acá no, acá estaba ese cantero. Pero nosotros, finalmente, logramos hacer algo con ese cantero. Hemos estudiado concienzudamente el cantero, sabiendo la parada que nos estábamos jugando: el cantero de avenida Italia pertenece a todos los montevideanos. Se trataba de un capital que los montevideanos han venido acumulando a través de las generaciones. Y bien que ha sabido resistir algunas propuestas risibles y hasta demagógicas, como la propuesta de hacer una autopista, canchas de fútbol o el mal llamado Tren de la Costa. Por suerte, hoy ese cantero es el soporte del tren urbano al aeropuerto, a Atlántida, a Pando. Y donde había un cantero, hoy hay esperanza, hay futuro.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

 

 

 

“Ahora Montevideo está
a la altura de las grandes capitales del mundo como Londres, Milán, Río de Janeiro.
Finalmente, Montevideo
tiene su Metro”.

Ing. Estero Bellaco,
Presidente de la Corporación
Metro de Montevideo.

“¿Por qué leer este libro? Porque es el libro que mejor nos explica como uruguayos de
“La tierra purpúrea” en adelante. Este libro nos define aún más que
la ocurrencia de Onetti de contar gauchos hasta llegar a 33”.

Walter Idiarte.
Diseñador gráfico
freelance.

Edita Amuleto, distribuye Gussi.

Prólogo.

Este pequeño libro que ttendrá usted en sus manos, amigo lector, es el resumen del libro “Metro de Montevideo, balance y perspectivas en su decimotercero aniversario. Hacia un futuro luminoso”. Un documento de 450 páginas. Allí hay estadísticas, perspectivas y divertidas anécdotas sobre nuestro querido metro de Montevideo.
Cuando recibimos el encargo de realizar un libro, a partir de aquél, más pequeño y concreto, accesible a los grandes públicos, el ingeniero Estero Bellaco, Director Ejecutivo de Metro de Montevideo y fundador de la Corporación Metro de Montevideo nos acercó un material incunable. Una serie de artículos y auto entrevistas escritas por él en cada ocasión del desarrollo del metro. Como Borges citando a Bioy, en esos materiales el ingeniero inventa un personaje necesario a sus memorias: Emiliano Cotelo, periodista de radio “El Espectador”. El ingeniero hace uso en esos textos de un interlocutor brillante para ayudarlo a desarrollar su pensamiento.
Entonces me pide que para el libro consiga a Cotelo para que participe de alguna manera, ora avalando las palabras que el mismo ingeniero ha venido desgranando en su nombre todos estos años, ora escribiendo un prólogo. Emiliano Cotelo se excusa, muy amablemente, aduciendo compromisos previos. Lo charlamos con el ingeniero y avanzamos de todas maneras en la publicación de ese material, haciendo esta salvedad. Debo advertir al lector acerca de la claridad del ingeniero Bellaco desde sus más tempranas declaraciones, así como también de su notable habilidad literaria para recrear a Emiliano Cotelo.

Marco Caltieri,
Director de Prensa
y RRHH de
Metro de Montevideo.

El Observador, 17/12/11.

La verdadera historia del Metro de Montevideo.
La fuerza del deseo y el diseño gráfico hacen realidad el sueño de muchos. Marco Caltieri presenta el libro con la historia de un proyecto que tiene hasta mapa propio.
Porque el Metro de Montevideo existe. Es un sistema de transporte público de 12 líneas. Apenas dos son subterráneas: la roja y la verde. La roja va de plaza Matriz a estación Maroñas. Después hay tres líneas elevadas, cuatro tranvías y tres trenes urbanos. La línea U32 cumple el sueño de muchos: llega hasta Atlántida. En total son decenas de estaciones, con los mismos problemas que en todos lados: algún nombre repetido, confuso o trasnochado, por ejemplo. Entre las más transitadas seguramente está la estación Cagancha con el Palacio Santos al fondo. O la estación Plaza Independencia, que como deja ver una postal está a metros de la puerta de la Ciudadela. “Montevideo sufre mucho ser una ciudad de provincia cuando en realidad le gustaría ser la capital de un país grande”, sostiene Caltieri. El famoso “quiero y no puedo”. “Sufrimos como un país enano que tiene delirios de grandeza. Por eso idealizamos cosas que no están tan buenas, como el Subte de Buenos Aires”. A su entender esto es una muestra de la fascinación que acá tenemos con las grandes ciudades y sus grandes cosas. “El mundo nos queda muy lejos. Para ir tenemos que hacer escala en Buenos Aires, Río o San Pablo. Y nos queda tan lejos que nos fascina”, continúa diciendo quien también es editor de la revista Guacho, además de socio y responsable creativo de la agencia Larsen; Laudrup & Lerby. Comenzó a dedicarle tiempo al Metro de Montevideo hace siete u ocho años, según recuerda. Lo primero que hizo fue unos pósters del plano del Metro que se vendían como pan caliente en Tiempo Funky, una tienda de la Ciudad Vieja. Los compradores solían ser turistas y uruguayos que vivían en el exterior. Luego fue el turno del sitio web y las postales. Una serie de 10 fotografías que muestran –porque todavía se pueden conseguir– algunas estaciones emblemáticas del Metro de la capital oriental. Ahora es el turno del libro, que con el conciso nombre de Metro de Montevideo será presentado en estos días en la Feria Ideas+ del Parque Rodó, editado por Amuleto.

La Diaria, 08/01/10

Transporte inconsciente colectivo. El metro se cuela en la realidad montevideana. Desde hace unas semanas es posible toparse con una serie de postales que conmemora los cinco años del metro de Montevideo. Que la capital no tenga transporte subterráneo es algo que muchos están dispuestos a discutir. En el relato “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius” (aparecido en "Ficciones"), Borges cuenta la historia de un grupo secreto que decide infiltrar en nuestra realidad primero un país y luego un planeta imaginario. Para lograrlo, los conspiradores comienzan por introducir subrepticiamente datos sobre el mundo ficticio en obras ajenas y más tarde producen abrumadoras enciclopedias donde describen no sólo la historia y la geografía de Tlön, sino la peculiaridad de su filosofía. Algo de esa pasión por el detalle con finalidad tramposa debe tener la gente que está ideando el Metro de Montevideo. Conviene aclarar una cosa: el responsable de las postales, que ya circulan en algunas tiendas de la Ciudad Vieja y en internet, es uno solo -Marco Caltieri, parte de los editores de la revista "¡Guacho!"- pero los que sueñan con el subte uruguayo son unos cuantos, tal vez más que los personajes tlönianos de Borges.